CLUB DE MONTAÑA K2. NAJERA (LA RIOJA)


club de Montaña k2

 

Un porcentaje muy alto de los accidentes que ocurren en montaña se deben a fallos humanos que casi siempre son evitables. Las principales causas de los accidentes son el desconocimiento del medio, circunstancias meteorológicas cambiantes, la inexperiencia, así como la sobreestimación de las capacidades propias.

Hay ciertas causas impredecibles como el mal tiempo, avalanchas, etc. que son inevitables aunque pueden ser mitigadas con una adecuada prevención.


 

Prevenciones y actuaciones en caso de accidente

separador 

Consejos para prevenir accidentes o mitigarlos

 
  • Conozca el terreno, de ser posible hágase acompañar por expertos.
  • Acuda en grupo a la montaña pues es peligroso ir solo. Se aconseja un mínimo de 3 personas para moverse en montaña.
  • Procúrese conocimientos de vida y movimiento en montaña: pueden ser adquiridos en los Grupos y Clubes de Montaña que organizan cursos y salidas guiadas.
  • Cuente con equipo suficiente y adecuado a la actividad: siempre hay un equipo mínimo que debemos llevar independientemente de las condiciones meteorológicas (ropa interior de repuesto, prendas de abrigo, gafas, gorra, impermeable, cantimplora, brújula o GPS y cartografía).
  • Mantenga un entrenamiento físico adecuado: el esfuerzo de una ascensión no termina en la cumbre ya que a veces los descensos son tan exigentes como la propia subida. Debemos dosificar nuestras fuerzas. Guarde fuerzas para el regreso. Nunca tenga prisa en la montaña. Si es preciso, hay que saber renunciar. Elija una actividad razonable: no afronte actividades para las que no se encuentra preparado.
  • Informe a los familiares, o bien a las autoridades correspondientes, de los itinerarios o rutas, así como los horarios que piensa seguir.
  • Infórmese de las condiciones meteorológicas: busque la predicción del tiempo más local y más reciente posible.
  • Atienda a la señalización existente, especialmente la de peligro, y respete las prevenciones que se marcan en cada caso.
  • Lleve un medio de comunicación eficaz: teléfono móvil con los números de los puestos de la Guardia Civil más cercanos memorizados en la agenda o el número 062 de los Centros Operativos de Servicios de la Guardia Civil. En muchos macizos de montaña es válida también una emisora con la frecuencia de la Red de Emergencia de Protección Civil (146, 175 MHz.)
  • Procure adquirir conocimientos básicos en primeros auxilios.

separador

Consejos para la práctica del barranquismo

 
  • En primer lugar debemos contar con una predicción meteorológica fiable. Una tormenta en la cuenca de recepción del barranco mientras estemos dentro aumentará el caudal de agua de forma repentina, lo cual puede arrastrarnos o bloquearnos en el descenso.
  • Obtener información sobre el barranco que vamos a descender (horarios, dificultad, peligros, desniveles, material necesario) y si son necesarias técnicas que no dominamos.
  • Identificar correctamente las vías de escape del barranco por si es necesario abandonarlo por cambio de las condiciones meteorológicas o por otra circunstancia.
  • Algunos barrancos están en cursos de agua con presas que pueden ser abiertas a horas regulares. Debemos informarnos sobre este aspecto por si se evacua agua de la presa mientras estamos en el barranco.
  • Nunca debemos progresar solos por un barranco. Al igual que en montaña el número mínimo ha de ser de tres, máxime si no disponemos de cobertura de teléfono móvil, lo cual en este medio es muy frecuente.
  • Utilizaremos ropa isotérmica (neoprenos) e incluso en verano y con calor llevaremos la prenda superior de manga larga en nuestra saca.
  • Nos equiparemos con casco, calzado adecuado, arnés y cabos de anclaje, descensor y mosquetones de seguridad y llevaremos un silbato y una navaja por si fueran necesarios.
  • La cuerda con la que nos adentraremos en el barranco deberá tener una longitur del doble del rápel de mayor desnivel que tengamos que desceder. Además procuraremos llevar una cuerda suplementaria de socorro.
  • Comprobaremos todos los puntos de anclaje de los que vayamos a rapelar y llevaremos en nuestro equipo material de instalación (burilador, spits, placas y cordinos) por si los mismos no tienen la consistencia adecuada.
  • No realizaremos saltos a pozas sin verificar que las mismas están libres de obstáculos o se forman corrientes de agua peligrosas. De una temporada a otra, pozas que sabíamos que estaban libres de obstáculos puden haber acumulado piedras.
  • Establecer un código de señales entre los miembros del grupo para poder comunicarse entre el ruido de la corriente de agua.
Google Analytics, UA:29005849-1